El día 27 de noviembre, celebramos el Patrocinio de san José de Calasanz, reconocimiento significativo al creador de la primera escuela popular y gratuita de Europa, a quien el Papa Pio XII declaró como Patrono de las Escuelas Populares Cristianas del mundo.

Hoy es día de fiesta para las comunidades religiosas y educativas, para los educadores, los alumnos y las alumnas que, en el mundo entero, con distintos tonos y colores evocan el nombre del Protector de las escuelas, que quiso transformar la sociedad, educando a los niños desde la más tierna infancia.

Este año 2021, celebramos este Patrocinio recordando dos acontecimientos que hicieron vibrar el corazón de Calasanz y que nos llenan de gozo y gratitud: conmemoramos los 400 años las Escuelas Pías como Orden Religiosa de Votos solemnes y también los 400 años de la aprobación de las Constituciones escritas por el mismo Calasanz.

Tenemos motivos para hacer fiesta y agradecer…  Volvemos a pasar por el corazón la feliz intuición de este gran santo que, al aire del Espíritu, vivió amando y educando a los niños.  Hoy, con la niñez y juventud del siglo XXI exclamamos a una voz: ¡Qué buena idea has tenido, Calasanz!