Formación inicial y permanente de la escolapia

Congregación General

 

La formación inicial y permanente de la escolapia es uno de los elementos que ayudan a cuidar y profundizar el don de la vocación recibida. 

En nuestra tradición la formación, inicial y permanente, ha sido muy atendida y valorada. El Instituto nos ofrece una formación cuidada, específica y personalizada para cada uno de los momentos de nuestra vida.

Por nuestra parte hemos de responder, con responsabilidad y generosidad, para que la formación que recibimos se trasforme en donación cualificada, tanto en las comunidades dónde vivimos como en la misión que se nos ha encomendado.

Hemos de ser conscientes de que las escolapias nos convertimos en formadoras, unas de otras. Nos vamos educando carismáticamente en nuestro diario vivir. Cuántos testimonios tenemos de hermanas escolapias que han pasado por nuestras vidas haciendo el bien y nos han enseñado a vivir escolapiamente. Seamos también cada una de nosotras esos testimonios vivos para las demás.

Este libro que ahora os enviamos es fruto de la experiencia vivida, del estudio de una comisión especializada de maestras de novicias, del diálogo que sobre él se tuvo en el último Capítulo General, celebrado, en julio de 2013, en Arenys de Mar.