Escolapias

FIESTA DE SANTA PAULA MONTAL EN LA CASA GENERAL

El 22 de febrero pasado hemos celebrado la fiesta de Madre Paula. Nos han acompañado la comunidad de Padres Escolapios de San Pantaleo y un grupo internacional de formadores que están realizando un curso de formación. También han estado con nosotras el P. Manoel R. Pereira Rosa, general de las Padres Cavanis y la hermana Marília Evangelista, consultora general de las Calasancianas. La Eucaristía ha estado presidida por el P. Ángel Ayala, después hemos compartido un almuerzo. La Madre General, Asunción Pérez al inicio de la Eucaristía nos ha saludado con las siguientes palabras de acogida: “Queridos hermanos y hermanas: ¡Bienvenidos! Todos a esta celebración de la Eucaristía Nos convoca la celebración de la fiesta de Santa Paula Montal, también quiero expresar mi alegría por recibiros en nuestra casa, que es también la vuestra. Me hago eco de la alegría que M. Paula expresa en sus cartas cuando escribe al P. Jenaro Fucile: “no soy capaz de expresar mi alegría y gozo por recibir a la familia calasancia”. Paula hoy se hace presencia entre nosotros, nos acompaña y bendice. Nuestra fraternidad se remonta a al origen mismo de nuestra andadura histórica: El 3 de marzo del año 1855, en una carta del P. Jenaro Fucile, Prepósito General de las Escuelas Pías dirigida a Madre Felicia Clavell, Superiora General, escribe: “No sólo os enviamos las reliquias del Santo Padre de que sois tan merecedoras, sino que os constituimos en el seno de nuestra Congregación, haciéndoos participantes de todos los frutos espirituales a que se ordenan los oficios y merecimientos de la Orden de las Escuelas Pías. Estamos bien ciertos de que este vínculo de íntima confraternidad que os concedemos, hará que de más a más, vaya en incremento vuestra piedad y devoción, que os será motivo de santa alegría en el Señor viendo que vuestros deseos están del todo conformes con los nuestros…” Nuestros lazos y vínculos fraternos, conservados desde los inicios hasta hoy, además de una gran alegría son también una responsabilidad que hemos de cultivar y acrecentar para transmitir a las nuevas generaciones de la familia calasancia. Que esta Eucaristía y este encuentro de hoy sirvan para fortalecer y enriquecer nuestra espiritualidad, el amor a nuestros Fundadores y Fundadoras y el testimonio de muchas generaciones y el nuestro propio, entregado de múltiples maneras, al servicio de la Iglesia en la hermosa tarea de Educar.” Durante el almuerzo hemos compartido nuestra alegría y gozo con cantos de diversos lugares y países. Un encuentro fraterno de familia calasancia. ¡Gracias!